FobiaSocial.net  
     

Inicio Hilos de Hoy Registrarse Buscar
 
Retroceder   FobiaSocial.net > Foro Off Topic > Off Topic General
Respuesta
 
Antiguo 09-sep-2008  

La Ley del Silencio

Vivimos en la Era de las Telecomunicaciones (internet, telefonía móvil, audiovisuales de todo tipo). Se habla y habla por todas partes (noticias, cotilleos, charlas, debates, discursos, opiniones, cataratas de libros, blogs, webs, chats, mails, messenger...). Vivimos sumergidos en las palabras, en la cháchara sin fin. Y sin embargo... millones de personas se sienten solas. Emocionalmente aisladas. Como "sordomudas" del corazón. ¿Por qué? Por esa fuerza oscura e inexorable que llamaremos aquí la "Ley del Silencio".
Las personas hablan y hablan continuamente, en efecto, pero no escuchan. No miran. No ven. En realidad, intercambian sin cesar monólogos compulsivos que nacen de y, a la vez, ocultan sus ansiedades internas, que en ningún momento están dispuestas a aceptar y, mucho menos, a resolver. Surge así el tabú: ¡prohibido hablar de ellas! Tales ansiedades provienen del gran dolor que la mayoría de gente oculta celosamente en sus corazones -soledad, desamor, miedos, conflictos, odios, pérdidas, frustraciones, enfermedades, complejos, traumas, remordimientos, etc.-, para cuyo disimulo y alivio gasta enormes cantidades de energía y dinero (consumismo, etc.). Los más atormentados no lo consiguen y son rápidamente etiquetados: "¡neuróticos!". Los demás, quemados lentamente en el círculo vicioso de su propio silencio, sucumben también uno tras otro... "¡Los problemas psiquiátricos aumentan!", denuncia la televisión. Y se reparten más pastillas.
Ésta es la terrible Ley del Silencio.
Los más sensibles se lamentan: "¡nadie me escucha!" Y es cierto. O bien: "¡no me dejan hablar!". Y es verdad. O bien: "la gente sólo me quiere por interés, no me puedo fiar de nadie!" Y así es. Muchísima gente no logra mirar, ni escuchar, ni interesarse por nadie. Usan las palabras sólo como un aturdidor ruido de fondo para no sentir ni pensar. Algunas reglas tácitas de este pacto de silencio son las siguientes:

• no me cuentes tus problemas, que ya tengo bastante con los míos...
• no me digas lo que piensas, que no me gustan las discrepancias...
• no me confíes tus sentimientos, que me asustan las verdades...
• no me muestres tu dolor, que no quiero angustiarme...
• no me reveles tus secretos, que no quiero recordar los míos...
• no me hables de traumas infantiles, que la familia es sagrada...
• cállate tus odios y rencores, que son de mala persona...
• no me hables de tus éxitos, que me haces sentir fracasado/a...
• no me muestres tu felicidad, que me siento desgraciado/a...

Es decir, "no me hables de nada auténtico, ya sea positivo o negativo, pues me aterrorizan las verdades de mí mismo y del mundo". Por eso la mayoría de gente desea y cultiva la Ley del Silencio, causando, perpetuando y/o agravando así la desesperación neurótica de millones de personas.
En la psicoterapia observamos a menudo, en efecto, que muchos pacientes mejoran mucho por el simple hecho de sentirse, quizá por primera vez en sus vidas, verdaderamente escuchados. Disfrutan de la divina ocasión de expresarse libremente sin ser a cada instante interrumpidos, ni contradichos, ni juzgados por su interlocutor, lo que por sí mismo ya proporciona prometedores alivios. He conocido personas con síntomas severos cuyo problema central resultó ser la intolerable desesperación -asociada a los inevitables sentimientos de culpa, etc.,- que le causaba la implacable ley del silencio familiar. Otras veces, su tormento básico fue la ocultación de algún gran secreto (un abuso sexual, un trauma infantil, una vergüenza familiar, un fallo "imperdonable", etc.), que no podían compartir con nadie y que el angustiante silencio hacía parecer mucho mayor de lo que era realmente. En estos casos, como el solo hecho de compartir y desahogar las más profundas inquietudes desvanece la desesperación, muchas de tales personas mejoraron a un ritmo inesperadamente rápido. En última instancia, todos los problemas neuróticos son el resultado de esta conspiración silenciosa.
¿Es la Ley del Silencio exclusiva de nuestra civilización? ¡En absoluto! En realidad, es la condición fundamental de todas las civilizaciones. Es lo que en términos psicoanalíticos llamamos represión. Su "Manifiesto" sería algo así como:
"La sociedad eficaz requiere el sometimiento de las emociones y las conductas. Los sentimientos son una amenaza personal y social. Todo sentimiento que no sea canalizado por las vías reglamentarias (espectáculos, deporte, religión, terapia) debe ser amputado. Tu dolor no nos concierne: ¡trágatelo y aguanta! Si fracasas, nuestros funcionarios se encargarán de ti".
¿Terrorífico? Sin duda. Pero eso es, nos guste o no, la civilización. El "precio" de ser humanos. Lo que no significa que, a escala muy minoritaria, muy individual, la Ley del Silencio no pueda ser superada. Al menos, en parte. Esto es lo que intentan muchísimas personas sensibles e inteligentes que sí se atreven a sentir, mirar, escuchar y expresarse con libertad respecto a todo lo auténtico -doloroso o feliz- de sí mismas y de la vida, siendo por ello mucho más sanas, amorosas y felices. Y contribuyendo, por lo mismo, a mejorar el mundo. La cuestión es: ¿tienes tú, lector, la suerte y el coraje de ser una de ellas?
 
Antiguo 09-sep-2008  

Omertá. Interesante texto.
 
Respuesta
Herramientas Buscar en Tema
Buscar en Tema:

Búsqueda Avanzada


Temas Similares to La ley del silencio
Tema Foro Respuestas Último mensaje
"La Ley del Silencio" Off Topic General 2 07-jul-2008 18:15
depresión en el silencio Foro Depresión 5 03-feb-2006 17:06
ese silencio Fobia Social General 14 20-oct-2005 09:50
Motivo de mi silencio. Fobia Social General 6 25-sep-2005 09:16



La franja horaria es GMT +1. Ahora son las 12:04.
Desarrollado por: vBulletin® Versión 3.8.7
Derechos de Autor ©2000 - 2018, Jelsoft Enterprises Ltd.
Powered by vBadvanced CMPS v3.1.0