FobiaSocial.net  
     

Inicio Hilos de Hoy Registrarse Buscar
 
Retroceder   FobiaSocial.net > Foros sobre Ansiedad Social > Fobia Social General
Respuesta
 
Antiguo 14-mar-2007  

Aquí vá una bonita historia de un tema muy interesante.

El elefante encadenado

Cuando yo era chico me encantaban los circos y lo que más me gustaba eran los animales. Me llamaba poderosamente la atención, el elefante.
Después de su actuación, el elefante quedaba sujeto solamente por una cadena que aprisionaba una de sus patas a una pequeña estaca clavada en el suelo. Sin embargo, la estaca era un minúsculo pedazo de madera, apenas enterrado unos centímetros en la tierra. Y aunque la cadena era gruesa y poderosa, me parecía obvio que ese animal, capaz de arrancar un árbol de cuajo con su propia fuerza, podría con facilidad arrancar la estaca y huir.
¿Qué lo mantiene? ¿Porqué no huye?
Cuando era chico, pregunté a los grandes. Algunos de ellos me dijeron que el elefante no escapaba porque estaba amaestrado. Hice entonces, la pregunta obvia: Si está amaestrado, ¿por qué lo encadenan? No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente.
Hace algunos años descubrí que alguien había sido lo suficientemente sabio como para encontrar la respuesta.
El elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era muy, muy pequeño. En aquel momento, el elefantito empujó, tiró y sudó tratando de soltarse. Y a pesar de todo su esfuerzo, no pudo. La estaca era ciertamente, muy fuerte para él.
Juraría que se durmió agotado, y que al día siguiente volvió a intentar y también el otro, y el que seguía... hasta que un día, un terrible día para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a su destino.

Este elefante enorme y poderoso que vemos en el circo no escapa ¡porque CREE QUE NO PUEDE!

Él tiene registro y recuerdo de su impotencia, de aquella impotencia que sintió poco después de nacer. Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente si podía. Jamás.... jamás intentó poner a prueba su fuerza otra vez.

Cada uno de nosotros somos un poco como ese elefante: vamos por el mundo atados acientos de estacas que nos restan libertad.
Vivimos creyendo que un montón de cosas "no podemos" simplemente porque alguna vez probamos y no pudimos. Grabamos en nuestro recuerdo: No puedo... No puedo y nunca podré.
Muchos de nosotros crecimos portando ese mensaje que nos impusimos a nosotros mismos y nunca más lo volvimos a intentar.

La única manera de saber es, obviamente, intentarlo una vez más.
Esto es lo que se llama la indefensión aprendida.

Muchos pichicólogos han hecho experimentos con ratones sobre el tema, pero sobran estas chorradas.

En esencia, consiste en lo siguiente, y a mí me ha pasado yo creo que demasiado:

A lo largo de tu vida, empezando desde pequeñito, había una serie de cosas que querías, hacer, de metas que alcanzar, correctas o incorrectas, fuesen posibles o nó, pero por determinadas circunstancias, las personas que te rodeaban, te instigaban una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez, que eso nó, que para tí eso no es posible, o que no te lo mereces, o que no es lo adecuado, o que no te conviene.

Entonces yo me frustaba, ¿y qué hacía? no puedo hacer nada, estoy indefenso ante el mundo, así que no me queda nada más que hacerme a la idea, acostumbrarme a la idea de que eso jamás lo conseguire.

¿y qué pasa entonces? que para no vivir amargado surge una idea de pasotismo, de conformarme con lo que tengo, de inhibirme ante todo, de deprimirde, de no luchar por nada, y surge así la apatía generalizada, el no hacer nada ni dejar que nada suceda, el conformarme de ir por donde quiere venir la vida, en definitiva, el deprimirte y no querer luchar.

El tema es muy difícil, has comprobado una y otra vez que cada vez que luchas por lo mismo no consigues nada, y tu cuerpo se adapta a eso, para seguir sobreviviendo, es lo que llaman indefensión aprendida, por mucho que luches por lo mismo, nunca lo vas a conseguir.

Es una pura realidad de la vida, algunos no les ocurre, a otros sí, la mayoría de su lucha no acaba en conseguir ningún objetivo que se han propuesto.
 
Antiguo 15-mar-2007  

Ya estamos con los cuentecitos de Bucay...
 
Antiguo 15-mar-2007  

No se trata de un cuentecito.

Lo he explicado después. El cuento es para el que le guste esa forma de enterderlo, y el que nó, me parece que lo he dicho claro.

Indefensión aprendida, que nos pasa a muchos.

Sin cuentos:El modelo de INDEFENSIÓN APRENDIDA de Seligman (1975) es importado al ser humano desde la investigación científica con animales. Originalmente la experimentación demostró que, cuando a ratones se les administraban descargas eléctricas de las que no se podían escapar, desarrollaban un comportamiento similar a la sintomatología depresiva, es decir: pasividad, lentitud en la emisión de movimientos, falta de apetito...

Eduardo Punset hace referencia en "El viaje a la felicidad" a un experimento cuyos métodos fueron tan crueles como interesantes sus resultados. "El experimento de Seligman consistía en someter a cinco ratones cada uno en su cubículo, a una intensa descarga eléctrica totalmente aleatoria. [...] Uno de ellos tenía en su espacio una palanca que, movida con acierto, desconectaba la corriente eléctrica de todos los ratones. [...] Al final del experimento, todos los ratones habían recibido el mismo número de descargas y de la misma intensidad. [...] A las seis semanas, el sistema inmunitario de cuatro ratones se había desmoronado; su sistema emocional estaba exhausto y la depresión acabó con sus vidas. El ratón que disponía de la palanca [...] murió igual que los demás, pero meses después".

(El raton que disponía de la palanca, sufrió las mismas descargas, pero su cerebro "sabía"que controlaba la situación y podía interrumpirlas cuando quisiera, eso le impedía sentir miedo, sobreviviendo a los otros. Si acabó muriendo es porque el experimento continuó hasta que, hastiado, se resigno a morir)

Continuamente nos encontramos con situaciones en la vida, que nos vemos obligados a resolver para sobrevivir. Algunas las controlamos y otras no. Para resolver un problema, podemos enfrentarnos a el y solucionarlo o siempre nos quedara una baza: huir, abandonar, si resulta imposible. Pero si surge un problema el cual nos sentimos incapaces de controlar y del que ni tan siquiera podemos huir surge el síndrome de “indefension aprendida” según el modelo de Seligman.

Ya he dicho que paso de pichicólogos y de cuentos, pero para entenderlo creo que está muy claro, y es perfectamente aplicable a muchos de nosotros
 
Antiguo 15-mar-2007  

No pretendía ofenderte, pero es que esa historia (ya que fábula o cueno no te agrada) lo narra Jorge Bucay en uno de sus libros, ahora no recuedo exactamente si en "Cuentos para pensar" o en "Déjame que te cuente".
Cita:
Iniciado por record
Ya he dicho que paso de pichicólogos y de cuentos, pero para entenderlo creo que está muy claro, y es perfectamente aplicable a muchos de nosotros
Está claro lo que el creador del cuento pretendía conducirnos a pensar (por eso no me gustan esas fábulas, porque pretenden llevarte a SU interpretación), pero en realidad no tenemos forma de saber qué movía al elefante. Igual él si sabía que podía arrancar la estaca, pero no veía necesidad de hacerlo: - Estoy aquí de **** madre. Me dan de comer, me bañan, juegan conmigo. ¿Para qué voy a iarriesgarme a rme a otro sitio?-
 
Antiguo 15-mar-2007  

Cita:
Iniciado por Raskolnikov
- Estoy aquí de p*** madre. Me dan de comer, me bañan, juegan conmigo. ¿Para qué voy a iarriesgarme a rme a otro sitio?-
pues porque sino acabarás como el ratón que tenía el control, acabarás hastiado de estar encerrado en tu cajita donde te dan de comer, te cambian el agua e incluso te limpian las caquitas.

en el caso del elefante lo que interesa es la idea que quiere transmitir y no cuenta el cuento para que saques tus conclusiones sino para explicarte lo que te quiere decir de forma más entretenida. Pero daos cuenta que tienen relación el elefante y el ratón con la vida de un fs. Por unos motivos o causas negativas o de percepción negativa que nos suceden en la vida, nos lleva a sentir miedo o impotencia ante ciertas situaciones que en situación normal seríamos capaces de superar, pero nos pilla flojos de mente o de impetú y no somos capaces. Luchamos varias veces contra eso y como vemos que no conseguimos salir satisfactoriamente de ahí o lo conseguimos a medias, perdemos la ilusión y las ganas de luchar, a esta perdida de ganas se añade la comodidad que es estar en casa donde nos dan de comer, tenemos techo para cuando llueve, podemos ver la tele, tenemos ropa, y nos sentimos más seguros. Es cuando el cocktel miedo-apatía-comodidad se convierte en peligroso porque todo eso supera al instinto de supervivencia del hombre y lo va matando poco a poco hasta perder las ganas de vivir. El punto crítico es cuando se pierden las fuerzas para luchar y uno deja de hacerlo.
 
Antiguo 15-mar-2007  

la comodidad deberia ser un pecado y yo debría irme deco al infierno.
 
Respuesta
Herramientas Buscar en Tema
Buscar en Tema:

Búsqueda Avanzada


Temas Similares to Indefensión aprendida
Tema Foro Respuestas Último mensaje
Indefensión aprendida Fobia Social General 0 02-abr-2007 01:13



La franja horaria es GMT +1. Ahora son las 22:23.
Desarrollado por: vBulletin® Versión 3.8.7
Derechos de Autor ©2000 - 2019, Jelsoft Enterprises Ltd.
Powered by vBadvanced CMPS v3.1.0